Aventura en la costa

Panamá es mundialmente conocida por sus pintorescas islas de ensueño, playas de arena blanca, palmeras que se agitan con el viento y aguas diáfanas, azul turquesa. Si a ese hermoso panorama le agregamos una ruta de acceso abundante en vegetación, entonces, nos referimos a Boca Chica, donde se encuentra el Parque Nacional Marino de Chiriquí.

Este espléndido parque de casi 15 mil kilómetros cuadrados, ubicado en el Golfo de Chiriquí –en las cercanías del territorio costarricense- es un área que ha venido tomando vigencia como destino de turistas y científicos. Está constituido por áreas insulares, marinas y costeras.

Fue creado con el fin de preservar los ecosistemas y proteger su amplia diversidad de flora y fauna, promover el turismo ecológico, la educación ambiental y el aprecio por la naturaleza, así como fomentar las investigaciones científicas.

Aquí, el visitante puede disfrutar el archipiélago de las islas Páridas –en un área popularmente conocida como Boca Chica- ideal para el snorkeling, la pesca deportiva, nadar, bucear y apreciar la naturaleza o, simplemente, tomar el sol.

A Boca Chica se ingresa por el pueblo de Horconcitos, desde un cruce a mano derecha, a 38 kilómetros al este de David. Desde Boca Chica, el visitante puede hacer un viaje corto, en taxi acuático, hasta la isla Boca Brava, desde donde puede desplazarse a las otras islas.

Pero, si bien, cada isla del archipiélago está revestida de un atractivo que invita a quedarse, nadie debería perderse un recorrido por el manglar de Boca Chica, un silencioso paraíso de árboles de raíces zanco que estimula la reflexión y admiración por la naturaleza.

Mejores hoteles en Boca Chica, Panamá

Solicite más información Complete el siguiente formulario