Paso Canoas es una ciudad tico/panameña, reconocida por la fraternidad que existe entre los habitantes de ambos lados de la frontera. La carretera que sirve de límite a Panamá y Costa Rica recorre Paso Canoas de norte a sur.

Del lado costarricense, Paso Canoas se encuentra en la provincia de Puntarenas y del lado panameño, en la provincia de Chiriquí.

Además de ser el principal punto fronterizo entre ambos países, es un conglomerado comercial donde los panameños pueden abastecerse de productos alimenticios a precios convenientes y los costarricenses –que llegan inclusive de las más alejadas comunidades del país- pueden comprar cierta cantidad de productos industriales exonerados de impuestos.

La buena relación que hoy observamos entre los habitantes de la comunidad fronteriza (que es extensiva a todos los panameños y costarricenses) no es producto de la casualidad. Los unen lazos históricos que se remontan a la primera mitad del siglo anterior.

Por aquellos días, los terrenos donde se asienta Paso Canoas pertenecieron a un panameño que se sintió preocupado porque su finca iba a quedar del lado costarricense, debido a la señalización de los límites fronterizos entre Costa Rica y Panamá.

Compras en Paso Canoas

Pensando en que podría perder la propiedad, vendió la finca a un nicaragüense –Bonifacio Rodríguez- que trabajaba en las plantaciones bananeras del sector de La Cuesta, en territorio costarricense.

Rodríguez, se trasladó a su finca, acompañado por su señora esposa. Y como ella era educadora, ofreció al gobierno costarricense un espacio de su finca para construir una escuela. El inconveniente era que no había alumnos, del lado de Costa Rica.

Se le cumplió el sueño, pero con la particularidad de que la escuela estuvo funcionando exclusivamente con estudiantes procedentes de territorio panameño –muchos de los cuales atravesaban el río en canoa (de ahí el nombre de Paso Canoa). Ese es el origen de la Escuela Líder de Paso Canoas y el origen de un pueblo y dos nacionalidades.

Luego, con la construcción de la carretera interamericana, en los años 50 del siglo pasado, el desarrollo se desbordó. Don Bonifacio cedió terrenos para que el gobierno costarricense construyera algunas sedes de instituciones públicas, entre ellas el puesto aduanero de Paso Canoas, en torno al cual se desarrolla una intensa actividad comercial.

Para los costarricenses, Paso Canoas es el lugar ideal para hacer compras: electrodomésticos, cámaras fotográficas, celulares, tenis, ropa, perfumes, uvas, herramientas y materiales de ferretería, farmacias, accesorios para vehículos… en tiendas por departamentos, supermercados, almacenes y tramos ubicados junto a una imaginaria “la raya” fronteriza.

Para los extranjeros, la oportunidad de admirar un mismo pueblo con dos nacionalidades. “Paso Canoa”, del lado de Panamá y “Paso Canoas” del lado de Costa Rica, está ubicado a sólo 40 minutos, en automóvil, de la ciudad de David.

Solicite más información Complete el siguiente formulario